Pasar al contenido principal
Mesa de los pecados capitales

CUIDADO, DIOS ESTÁ MIRANDO

No sabemos quién encargó esta obra al Bosco, pero sí que la adquirió Felipe II antes de 1560, que la tuvo en sus aposentos hasta su muerte, y que después permaneció en el monasterio de San Lorenzo del Escorial hasta 1936, cuando llegó al Museo del Prado. La “Mesa de los pecados capitales” es un óleo sobre tabla de madera de chopo de 119,5 x 139,5 cm que por su estilo (la madera de chopo no puede ser datada mediante dendrocronología) fue pintado entre 1505 y 1510.

Como en otras obras del autor (“El jardín de las delicias”, “El carro de heno”…) los textos e imágenes de esta relacionan la omnipresencia de Dios, la libertad del ser humano y las consecuencias del pecado. Cinco círculos; en el centro del mayor de ellos, semejante a un gran ojo, Cristo vigilando a los hombres: Cave cave dus videt (“Cuidado, cuidado, Dios está mirando”). En el iris que rodea esta pupila, finos rayos dorados y en la esclerótica los siete pecados capitales. En los cuatro círculos más pequeños, las Postrimerías: Muerte, Juicio Final, Infierno y Gloria.

Y es que el ojo da para mucho, especialmente si es el de Dios, claro.