Pasar al contenido principal
Alhacen óptica historia pensador científico

ALHACEN, ÓPTICA SEMINAL

Hace algo más de mil años nacía en Basora, en la actual Irak, Abū ʿAlī al-Ḥasan ibn al-Ḥasan ibn al-Haytham, más conocido en Europa por su nombre latinizado Alhacen, el brillante físico y pensador que destacó en astronomía, matemáticas, ingeniería o geometría, pero que sobre todo fue y es reconocido como el padre de la óptica.

Su extenso legado abarca un centenar de obras escritas sobre un amplio abanico de temas, de las que se conservan aproximadamente la mitad, bajo la premisa constante de que toda hipótesis debe ser demostrada mediante la experimentación, guardando bastante similitud -o antecediéndose en el peor de los casos- a lo que hoy conocemos como método científico, desarrollado “oficialmente” seis siglos después.

Su obra magna será Tratado de óptica, que consta nada menos que de siete volúmenes, en los que recoge aportaciones precursoras y válidas hasta nuestros días en cuanto a los mecanismos de la visión humana o las leyes de la óptica. Fue el primer científico que explicó la luz, su reflexión y refracción, prestando atención a fenómenos como el arco iris y al empleo de las lentes mediante cámara oscura, identificando así los principios básicos de la fotografía moderna; de hecho, sus aportaciones sobre las lentes llevaron a la fabricación de las primeras gafas, microscopios y telescopios. Incluso llegó a estimar la altura de la atmósfera terrestre (el “aire” en su caso) al observar cómo se difractaba la luz solar a través de ella.

El Tratado de óptica, fechado entre 1028 y 1038, fue desarrollado por Alhacen en El Cairo, donde residió la mayor parte de su vida. Se trata de uno de las obras más influyentes de la historia de la física, motivando entre otras cosas que la UNESCO proclamara el 2015 Año Internacional de la Luz, ya que se celebraba, aproximadamente, un milenio de su publicación. Su posterior aparición en la Europa del siglo XII, traducido al latín por la Escuela de Traductores de Toledo bajo el título De aspectibus (Perspectiva) fue determinante en el posterior desarrollo de la óptica durante el Renacimiento, y una muestra clara del florecimiento de la cultura árabe y el papel de al-Ándalus —a donde por cierto se cree que el propio autor viajó en algún momento de su vida— como puente entre civilizaciones.

 

diagrama de sistema ocular
Diagrama de sistema ocular

Durante el siglo XIII Roger Bacon, Vitellio y John Peckhman después contribuyeron activamente a la divulgación de la obra de Alhacen, en el caso de los dos últimos con traducciones propias, constituyendo las recopilaciones de Peckhman las primeras fuentes que constatan la enseñanza de la óptica en Europa durante los siglos posteriores, que llegaron a influenciar marcadamente en las obras de Leonardo de Vinci, Kepler, Descartes o Newton. Como curiosidad, decir que la primera edición europea en imprenta, basada en las traducciones de Vitellio, se llevó a cabo en 1572 en la ciudad de Basilea (Suiza).

En resumen, es imposible concebir la avanzada óptica actual sin la aportación del científico que dibujó el primer diagrama del sistema ocular, en el que aparecen representados dos ojos con sus córneas, esclerótica, cristalinos… ¡E incluso los nervios ópticos! Y especialmente en estos tiempos de vorágine informativa, de contenidos veloces y efímeros en los que parece que nada tiene un origen, ni un final, es bueno recuperar su memoria y su legado para entender mejor de dónde venimos.